Яeflejo de unα ilusion♥

miércoles, 4 de agosto de 2010

Capitulo 6: El secreto oculto.


-hoy es el día Mel… prepárate para recibir tu castigo…-Tras decir estas palabras ella desapareció con el viento, un simple susurro cambio el resto del día, una simple mirada que se lleno de alegría…

-¡Hola!-la voz de Gil estrecho mis pensamientos absurdos y me inundó de felicidad, me preguntaba como habia logrado encontrarme, me habia alejado lo suficiente de los edificios principales, me habia adentrado en lo más profundo de un laberinto de rosales y arbustos, donde ningún estudiante se habia atrevido a adentrarse sin un mapa, pero yo tenía la suerte de tener a Evan a mi lado, aunque el me jugara bromas de mal gusto, sabía muy bien que jamás me dejaría sola, el me lo habia dejado claro-. ¿Qué haces aquí tan alejada de todos?... ¿acaso no has encajado bien?

-Hola...creí que no te volvería a ver. Simplemente no soportaba tanto bullicio, las chicas solo se mantienen hablando sobre viajes a América y los chicos de la escuela, ¡hasta tienen un álbum de fotos lleno de ellos!

-Si bueno... eso es lo que obtienes al entrar a una escuela asi, con tanto dinero ellos no se preocupan por estudiar, realmente solo lo hacen para marcar apariencias, tienen demasiado tiempo de sobra, pueden hacer lo que se les plazca sin miedo... ¡aquí el fin del mundo debe ser genial!
-Parece que los conoces a la perfección.

-Los he observado durante algún tiempo... todos son iguales, ninguno es diferente... incluso tu... yo no creo que encajes en este lugar... mas bien no quiero que lo hagas, quiero que tú seas esa diferencia que tanto he buscado, espero y que con el tiempo no te vuelvas como ellos, aunque al final todos lo hacen.- Lo habia dejado claro, incluso para mí el destino ya estaba marcado, tarde o temprano yo me volvería como ellos y, entonces yo sería otra persona más a quien despreciar, pero lo que aun no entendía era ¿qué es lo que esconden los estudiantes de esta escuela?... si los vez a simple vista, o incluso si los conoces te darás cuenta de que su único crimen es ser tan hermosos y perfectos, ¿podrían ellos esconder un secreto oscuro?

-No es tan malo como crees. Ellos han sido muy amables y atentos conmigo, será tu decepción pero al parecer he encajado.

-Eso es lo que tú crees, pero tú no eres como ellos, si supieras lo diferentes que son...

-¿A qué te refieres?

-Digamos que he visto algunas cosas que no podrías imaginarte, no son estudiantes normales...-

La verdad era que al igual que Gil, los estudiantes de mi instituto decían las mismas cosas sobre ellos, incluso ellos tenían pruebas, que no me habían enseñado aun, ya que con mi repentina entrada aun encajaba en el perfil perfecto de un espía. Sin embargo, yo los habia observado a todos por mi cuenta, tenían un aura diferente y misteriosa, incluyendo a Gilbert, llevaban el uniforme a su gusto, tenían miradas frías y distantes, nos miraban con odio, incluso a las personas que pasaban simplemente por la calle, solo se relacionaban con sus estudiantes y nadie más, como si estuvieran encerrados en su propio mundo y nadie más pudiera entrar, entonces entendí cual era la diferencia: nuestros estudiantes eran perfectos, educados y respetaban las reglas, mientras ellos eran rebeldes, misteriosos y hacían lo que les convenía.

-¿Entonces los espías?... porque para estar tan seguro, debes tener pruebas.

-¿Que sabes sobre eso?

-Tú dime. Yo ahora podría ir con el director y delatarte, ya que soy una estudiante con moral y dinero, además de que soy una de ellos. No puedo dejar que la escuela que compite con la nuestra obtenga razones con las cuales obtener nuestra rendición.

-El director ¿eh?-Gil soltó una pequeña risa burlona, ¿acaso habia algo de malo en mis palabras?, incluso Evan que se había mantenido todo ese tiempo junto a mí en el más remoto silencio había compartido la misma gracia- Si tu realmente hubieras tenido esa intención, lo hubieras hecho desde el primer día en que nos vimos ¿no?

-entonces… ¿tu realmente no eres uno de nuestros estudiantes?- Aunque Gil llevaba nuestro uniforme, era notoriamente una copia barata y no el original, hay grandes diferencias entre un diseñador de alta costura y un sastre. Nadie jamás lo habia visto, nunca habia entrado a ninguna clase, podía estar casi segura de que ni siquiera estaba inscrito en el instituto.

-¿Has deducido esto tu sola?... ya veo que no eres tan estúpida- la voz de Evan irrumpió la conversación, pero sin embargo, lo ignoré.

- Eres demasiado hermosa e inteligente... ya veo las razones por las cuales los chicos no dejan de hablar sobre ti.

-Sobre... ¿mi?... debes estar bromeando, no puedo competir contra las otras chicas del instituto, ¿las has visto?, parecen modelos sacadas de las más grandes revistas.

-Eso es lo que yo he estado escuchando, además por primera vez he estado de acuerdo con lo que ellos dicen, asi que por favor no rompas mi ilusión.

-Si eso es lo que quieres pensar... entonces supongo que está bien.- 

Ambos nos quedamos callados, pero esta vez no fue uno de esos silencios molestos, ni incómodos, los dos nos encontrábamos a gusto en compañía del otro. Gilbert se veía demasiado cansado y mientras bebía un jugo enlatado  lo observé… el aire nos estremeció con facilidad, el viento parecia juguetear entre los oscuros cabellos ondulados de Gil y estos se enredaron entre sí, el no tenía un tipo de peinado, siempre lo traía en diferente posición, ya que al parecer jamás se lo arreglaba, parecía y si tuviera que decidir, que el tipo de peinado de Gilbert seria traerlo siempre despeinado. Tenía los ojos más hermosos que no había visto jamás, sus ojos eran completamente grises, tan claros que parecía que podía atravesarlos, tan perfectos que me recordaban a mis hermosos días de lluvia y pastel, tan puros que parecían un lago de paz. Su  piel era tan blanca como la espuma del mar, a simple vista y con un solo rose que yo accidentalmente le hice, descubrí que era tan suave y tersa, inclusive más que la mía, tan suave como la de una chica. Su espala era ancha y marcada, tenia los brazos fuertes y formados, incluso algunas venas saltaban en su cuello lo cual lo hacían lucir aun mas atractivo, los músculos de sus piernas remarcaban sobre el pantalón, era un poco más alto que yo, tal vez podría tener mi misma edad. El parecía uno de esos chicos con los cuales siempre podrías contar, sin importar la situación, aun que tuviera un aura misteriosa y calculadora, el también desprendía calidez, era uno de esos chicos con los cuales puedes protegerte, correr a sus brazos y estar siempre a salvo, Gilbert era demasiado atractivo.

-¡Aléjate de ella!-la voz masculina de un joven capturó mi atención, traía nuestro uniforme, pero sin embargo yo no le habia visto jamás.

-Creímos haberte dejado claro que no te acercarás más por aquí o no  ¿Gilbert?- Aquellos chicos lo conocían.

-Ya veo que me han encontrado… ¡no son tan estúpidos como pensé!, sin embargo, eligieron el momento menos indicado…

-¿A qué te refieres?

Gilbert fue ágil y rápido, de un salto se encontraba tras de mí con una enorme sonrisa hipócrita en la cara, sus ojos habían cambiado por una mirada maldita y melancólica, pude sentir como su mano derecha me sujetaba de la cintura tan fuerte que el aire escapó de mi lentamente, asfixiándome a cada segundo, mientras la otra me tomaba por el cuello estrujándolo, sentia como pequeñas astillas se clavaban en mi piel, parecían miles de arpones robándome la vida. ¿Cómo puede hacerme esto?, me repetía esa pregunta en todo momento, entonces comencé a sentir como todas mis fuerzas escapaban de mi, como si con solo tocarme el pudiera  robar mi fuerza vital ¿Qué es Gilbert?...
De un momento a otro Gil habia desaparecido de la vista de todos.

-¡oh mi dama Ross esperamos no haber interrumpido su almuerzo!, le aseguro que no ha sido nuestra intención haberla molestado, pero queríamos presentarnos cuanto antes…-un joven de grandes ojos verdes esmeralda me observaba, su cabello parecia el manto estelar de una noche fría y completamente oscura, cada parte de su piel se encontraba teñida de un bronceado perfecto, me miraba desde lo alto atento y constante, era tan hermoso que parecia mentira, tan diferente a muchos otros que dolía.

-¿Qué?... ¿Cómo me llamaste?...-sus palabras habían sido tan educadas y tersas que parecían provenir de alguna broma.

-Aron ¿por qué simplemente no dices la verdad?, no estaba en nuestros planes presentarnos, debíamos ser callados y mantener la distancia-la voz masculina y suave de otro joven llenó el lugar, el se encontraba justo atrás de mi y con pasos agiles y firmes llegó hasta aquel chico de elegantes palabras y expresión varonil. Era de la misma estatura que yo, por lo tanto más joven que el chico de nombre Aron, a través  de los pequeños flecos negros que recorrían su rostro se dejaban ver unos ojos cristalinos color aguamarina, un bronceado natural que se mostraba con encanto y el cuerpo obtenido del reflejo de Aron.

-pero gracias la estupidez de esta chica ahora nos encontramos aquí-aquella voz se encontraba recargada en uno de los barandales del kiosco con los brazos cruzados y el alma enojada, entonces pude ver ese rostro… me resultaba tan familiar, al igual que el tono de su voz ronca y frágil… ¿podría ser?...

-lo… lo siento, no fue mi intención, yo no creí que Gil hiciera algo asi-me encontraba tan agitada, mas aun tenía fuerzas para mantenerme de pié.

-Mi linda señorita, ignora sus palabras-aquel chico de ojos verdes esmeralda se habia acercado lo suficiente a mí, tenía la mirada atenta y dulce, parecia sincero, ¿Qué estaba sucediendo?-estamos a sus órdenes, para cuidarla y protegerla- el me hizo una reverencia y entonces tomo delicadamente mi mano y la beso tiernamente cual caballero… ¿debería esto asustarme?

De pronto sentí como la sangre decidió subir fervientemente hasta mis mejillas y dejarme sonrojada, las palabras escaparon de mis labios y mi corazon explotaría dentro de mi pecho en cualquier momento.

-¡te ves tan hermosa cuando te sonrojas!, debo decir que es un halago para mí que una señorita tan hermosa y perfecta se ruborice ante mis palabras sinceras…

-ah… en verdad das asco Aron, ¿puedes ser una persona más normal?

-¡Ah…!-mi vista se mareó, la fuerza habia escapado de mi cuerpo, entonces un chico un poco más bajo que yo me sostuvo con ambos brazos hasta abrazarme.

-creo que la estamos asustando… déjame presentarnos mi señorita… el chico que te sostiene ahora es Nicholas él es de 1 grado de preparatoria salón C y 16 años… un excelente estudiante, aquel tipo extraño de ahí es Aron de 3 grado salón A, tiene 18 años… y no te preocupes siempre es asi, el que está a su lado que parece estar de mal humor y odiar a todos es Marcus de 3 grado salón D y 18 años y yo soy Peter 2 grado salón A, tengo 17 años… somos compañeros de clase.

-ah… ¡mucho gusto!-Desesperación, miedo, frustración o nervios… cada una de esas palabras describía perfectamente lo que sentia en ese momento, tal vez tendría una sonrisa estúpida en la cara, pero las palabras lo serian aun mas, mi mente estaba completamente en blanco y mi débil cuerpo temblaba bajo los efectos de la seducción.

 -… que tonta…-la voz de Marcus rompió aquel silencio incomodo volviéndolo molesto y aun mas tedioso.

-hasta que alguien piensa lo mismo que yo-Evan apareció en el momento preciso para burlarse de mi…

-no entiendo nada… ¡y tú no tienes que ser tan grosero!

-¿crees a caso que he venido aquí para ayudarte?, para que sepas estoy obligado.-la pequeña voz de mi ser aseguraba incesante que Marcus podría ser la perfecta reencarnación de Evan. Ambos tenían la misma actitud odiosa y retadora, tenían un aura oscura y tal vez ambos compartían un pasado doloroso y amargo, pero esto no era lo único que los unía. El físico era extremadamente parecido.

-lo siento mucho señorita Ross, fue mi culpa haber llegado tan tarde, Gilbert pudo haberla lastimado aun mas, yo debía vigilarla pero me dio una alergia y tuve que ir a la enfermeria.- ¡que chico tan lindo!, esas palabras habían sido tan educadas y sinceras, desprendía ternura al observarlo, su aroma aun perduraba y su belleza era más que notoria. Pero a comparación de los otros este chico tenía los ojos grises fundidos en verde, la piel tan blanca como la más fina porcelana, algunas pecas en el rostro y lunares en el cuerpo, parecía frágil y algo débil comparado con los demás, tenia los brazos marcados, era delgado, y a comparación de los demás, él no tenía el cuerpo tan musculoso.

-Nicholas eres un gran estudiante, has aprendido de mi como conquistar a las mujeres, ¡hasta parece que tu ternura y sinceridad van enserio!

-Pero estoy siendo sincero Aron…

-No seas modesto y dime ¿quién te enseño el arte de seducir?

-Estúpido Aron acepto que nos hayas metido a todos en esto, pero no aceptare que conviertas a Nicholas en alguien como tu-Marcus daba demasiada gracia estando molesto, aun que iba enserio, al verlos pelear era demasiado divertido para mí.

-¿A qué te refieres a alguien como yo?, es más que obvio que eso no se puede, solo mírame soy perfecto, nadie puede más que intentarlo-este chico me está dando…. asco…

-Entonces…-todos se callaron, incluso Evan que reía y se mantenía divertido, todos me prestaron atención-tu eres Nicholas… el chico tierno, Aron el vanidoso…

-Te falto sexy…-me interrumpió con encanto, al parecer podia dejar su orgullo de lado y tener un lado tierno desprendiendo de sus palabras.

-Peter el sincero y Marcus… el observador y directo.

-Parece que nos conoces muy bien con solo habernos escuchado, eres muy atenta y observadora mi señorita Ross.

-¿Por qué me llaman asi?, ¿Quiénes son ustedes?

-No te asustes por favor Melanie… tan solo queremos ayudarte-con la voz melancólica dijo débilmente y apenas audible Nicholas.

-¿Ayudarme?

-Estamos al tanto de tu “situación”-Peter al parecer se mantenía incomodo al tener que contarme que sabían mi secreto.

-¿Qué?, pero se suponía que solo el director y la administración sabían sobre esto…-Marcus se burlo de mis palabras, como si yo fuera una pequeña niña ignorante, entonces me sentí como cuando me encontraba junto a Evan.

-Lo que pasa mi dama Ross es que nosotros somos la administración

-¡¿estudiantes?!...

-Sabia que la dirección era estúpida al dejarte entrar a esta escuela… pero no sabía que podia ser más estúpida como para poner a estudiantes a cargo de la administración… definitivamente esta escuela ha sobrepasado mis expectativas.-esta vez de nuevo me encontraba de acuerdo con Evan, ambos pensábamos que el director era demasiado estúpido.

-claro ya entiendo… se burlan de mi…
 ............................................................................................................................................................................................................

Mi capitulo favorito! lo amee! espero les encante tanto como a mi

Etiquetas: ,

5 comentarios:

Blogger $ina.! ha dicho...

hooola..!! oo gilbert maliito ¿? ya se me hacia rara tanta amabilidad jejejo.0 a mi me encantooo este capitulo looo ameee publica pronto amo tu historia

4 de agosto de 2010, 20:53  
Blogger Mapita:)*! ha dicho...

la verdad yo termine sumamente confundida... no entendi muchas csoas pero espero comprenderlas con los siguientes capitulosxD espero qe publiqes pronto, realmente esta historia me gusta mucho:D cuidate xD nos vemosxD(K)

Mapita^^

4 de agosto de 2010, 20:55  
Blogger Liiz ha dicho...

a mi me pasa lo mismo ke a mapita D:
no entendi algunas koas komo lo de gilbert
i tambn spero poder entenderlas luego :)
cuidate
bye!!

5 de agosto de 2010, 7:47  
Blogger Elvira De Oliveira ha dicho...

Dios... que buen cap!

(susurro) me cae bien Marcus ;) pero sigo prefiriendo a Evan

Como Gil puede ser malo?! y como se les ocurren porner de ADMINISTRADORES a ESTUDIANTES?! que loco! me agrada! yo quiero ir a ese colegio!

ame este cap, tal vez mas que tu! :P

ya quiero que publiques de nuevo!

Bezoz.

5 de agosto de 2010, 8:56  
Blogger NONI TRU ha dicho...

jaja que loca escuela poniendo estdiantes de administradores, me cayo muy bn aaron esos chicos son muy graciosos!!

5 de agosto de 2010, 11:22  

Publicar un comentario

Jamas te olvides de mi

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal